Síguenos:




Número 06 - Octubre de 2009   

Estilario
Raúl Trujillo
Exclusivo para UC desde Buenos Aires

 

Ramiro Tejada

 
Ramiro Tejada es abogado y actor

1. Con sombrero bombín, paraguas —a modo de bastón— y elegantes ademanes de un lord inglés de finales del XIX, este demente conciente ennoblece su estilo crítico que seguramente va mas allá del simple vestir. Durante los observatorios "street vision" realizados por inexmoda hasta el 01, encontramos algunos representantes en la ciudad de este perfil masculino, entre hombres maduros que liberados de todo estereotipo de la sociedad de consumo —de modelos y modas— y gracias a la dimensión intelectual de su existencia, asumieron la indumentaria con sentido atemporal, lúdico y panfletario. Una imagen que, así resulte chocante o cómica a los demás, expresa un profundo conocimiento, analítica visón y tenaz personalidad. Para su fortuna, en este caso la imagen resulta a su vez amigable y juguetona. Porque en su rostro sólo se dibujan una parca línea horizontal por su sonrisa y dos puntos negros fijos casi inquisidores tras el cristal.

2. Los personajes del centro de la ciudad muy a menudo resultan excéntricos ante la mirada de los recién llegados a la Bella Villa, que ya tenía bastante historia antes del metro y el boom de las posmodernas bibliotecas. No todos los pasados se borran con lo nuevo ni todas las historias se cuentan con palabras. No podría saber qué es más significativo, si las casi absurdas calzonarias milimetradas de Bob el constructor o la preciosísima joya en madera que lleva como corbata. Corbata que supongo articulada a modo de armadura, lo que la hace aún más bella.

3. Es momento de hablar de modos, glamures y gestos; es tal vez allí donde se construyen realmente los estilos. Aceptemos que el pantalón más cercano a la bombacha gaucha no es precisamente un básico para el uniforme de la ciudad. Pero si observamos con detenimiento descubriremos que es un tradicional kaki ajustado en los tobillos por los calcetines al tono y llevado oversise. Estándar y tan commoditie que se han maquilado millones en Colombia para los mercados americanos y europeos en cadenas articuladas entre productores de fibras, textileros y grandes talleres, con la intención de producir más en el menor tiempo posible. Sin una gota de creatividad, estos uniformes sólo pelearon precio en los mercados globalizados y "perdieron" al no concretarse el tratado de libre comercio. Igual en esta crisis, sin creatividades como las de Ramiro para revalorar Loco-tidiano, estamos de antemano perdidos en un mundo que cada vez privilegia más la diferencia y la unicidad.

4. Si observamos con más detenimiento talvez recordaremos al famoso hombre rico que plácidamente sentado nos enseña la abundancia de su alcohólica barriga entre una nube de habano, en los famosos carteles que adornaron tras el mostrador las fondas de los arrieros con la clara advertencia "no fío". Obesidad que Ramiro evito con mucha actividad y sugiriendo la delgadez del que se le caen los pantalones así no sea un MC de hip-hop.