Síguenos:




Número 31 - Febrero de 2012     

Bocas de ceniza
 
Bocas de ceniza
Robert McKee: el salvador de la narración
Camilo Jiménez

"Sustancia, estructura, estilo y principios de la escritura de guiones" es el subtítulo del libro que ha hecho famoso a Robert McKee. El título es directo: El guión. El origen del libro está en los talleres que McKee dicta sobre narración por todo el mundo, donde durante tres días, con una energía, una claridad –y un éxito-- que se quisieran miles de conferencistas, expone los principios básicos de una historia bien contada. Ni más ni menos.

Dirige la mirada hacia las preguntas esenciales que un guionista debe hacerse, llama la atención sobre aspectos que debería tener en cuenta un escritor al crear un personaje, destaca la importancia del ambiente, la atmósfera, la dosificación de información. Por sus alcances y profundidad, el libro no está dirigido solamente a los escritores de guiones o libretos de televisión: cualquiera que esté buscando contar una historia debería darle una mirada. Más en estos tiempos, cuando los escritores de cuentos y novelas están tan ensimismados contando qué sienten o qué piensan sobre el mundo, que se olvidan de lo más básico de la literatura: tener una buena historia, y contarla bien. Emocionar al público, sean espectadores o lectores. Mantenerlo interesado, conmoverlo. A continuación unos cuantos extractos del libro, con el ánimo de antojar a los lectores de esta nota para que lo busquen y lo lean, para que lo estudien. Se van a ahorrar muchas cartas de rechazo…

La calidad general de la narrativa está mermando. Ocasionalmente, se leen o se ven obras excelentes, pero en la mayoría de los casos uno se cansa de vagar entre anuncios de periódicos, tiendas de videos y guías de televisión buscando algo de calidad. Se cansa de dejar novelas a medio leer, de escapar de obras de teatro en el intermedio, de salir de películas mitigando la decepción diciéndose que tenía una bonita fotografía… el arte de la narración está en decadencia.

--

Lo que hace falta es volver a descubrir las directrices básicas de nuestro arte, los principios conductores que dan rienda suelta al talento.

--

Cuando escribamos con una calidad insuperable, y no antes, conseguiremos un agente, venderemos nuestro trabajo […] En lugar de obsesionarnos por nuestras probabilidades de éxito, debemos dedicar nuestra energía a alcanzar lo sublime.

--

El artista maduro nunca atrae la atención sobre sí mismo y el artista sabio nunca hace nada por el mero hecho de ir contra lo establecido.

--

Entretenerse es sumergirse en la ceremonia de la narración con el objeto de alcanzar un final intelectual y emocionalmente satisfactorio.

--

Lo habitual es que cuanto mejor sea la narrativa, más vívidas serán las imágenes, más agudo el diálogo. Pero la falta de progresión, la falsa motivación, los personajes redundantes, el subtexto vacío, los agujeros y otros problemas narrativos similares serán las razones básicas de un texto soso y aburrido.

--

Si a un público se le da a elegir entre un material trivial bellamente narrado y un material profundo pero mal contado siempre elegirá el trivial bellamente narrado. Los grandes maestros cuentacuentos saben cómo sacar vida de las cosas más diminutas, mientras que los de mala calidad reducen lo profundo a banalidades.

--

Los clichés son la base de la insatisfacción del público, y como una plaga se difunden a través de la ignorancia, y llegan a afectar, como en la actualidad, a todos los medios narrativos. El motivo de esta epidemia mundial es sencillo y claro: el guionista no conoce el mundo donde se desarrolla su historia.

--

Estos autores toman las obras de otros autores y se apropian de escenas que ya hemos visto antes, hacen paráfrasis de diálogos que ya hemos oído antes, disfrazan personajes que ya hemos conocido antes y todo ello lo presentan como una nueva creación. Recalientan los restos literarios y nos sirven platos llenos de aburrimiento porque, independientemente de su talento, carecen de una comprensión profunda de su mundo y de todo lo que contiene.

--

Una narración está formada por una serie de actos que se desarrollan hasta alcanzar un clímax del último acto, un clímax narrativo que conlleva un cambio completo e irreversible. UC

 

 

Robert McKee, El guiónRobert McKee, El
guión. Sustancia,
estructura, estilo y principios de la escritura de guiones,
Barcelona, Alba,
2011. Traducción de Jessica Lockhart.