Síguenos:




Número 21 - Marzo de 2011 

Antimateria

 
El caso TIPico
 

En el mural periódico Ayahuasca, en el bloque 9 de la Universidad de Antioquia, un dibujo salido de madre expresa lo que está en la cabeza de la comunidad estudiantil después de la implementación de la TIP: el lienzo de ladrillo se llena con un grueso policía antidisturbios cuyos ojos son un par de calaveras. A sus pies campea un lema de apaleada creatividad: "Ellos tienen las armas, nosotros el saber". Algo más que paranoia inspira el grotesco monigote: en las afueras del campus —con fidelidad de enamorado que hoy atisba desde Barranquilla y mañana desde El Ferrocarril—, hace su ronda un carro antimotines. Es verdad que, por la profundidad de su reposo, casi se confunde con un carrito crispetero, y que poco falta para que un "compañero" acabe de arraigarlo al Alma Máter estampándole una "pinta" —algo como "¡Apoyar la guerra en Nepal!"—; sin embargo, a diferencia de lo que se pensaba hasta septiembre del año pasado, ahora se sabe que semejante burro de Troya puede colarse a los predios universitarios el día menos pensado.

Mientras tanto, las demás "anomalías" tienen sin cuidado a los estudiantes. Las ventas informales toman un segundo aire y reconquistan el espacio perdido durante las redadas administrativas del año pasado: ya se ven cobijas haciendo las veces de mostrador, así como surtidos selectos de viejas joyas bibliográficas descontinuadas. Hacia la trastienda, los penachos de humo de la Cannabis sativa y las demás especias malditas se levantan que es un primor. De robos y otros delitos se habla poco, aunque hay quien dice que el año pasado, la mismísima semana en que se reabrió la universidad, hubo atracos a medio día, en pasillos repletos y con uso de pasamontañas naranjados de tonalidad "Defensa Civil"; una especie de "Aquí estamos y aquí nos quedamos", como dicen que en su momento dijo Ernesto Samper.

 

Las directivas saben bien lo que se está cociendo, y han actuado u opinado con tanta blandura como radicalidad. A veces apelan a la sublime noción del "libre desarrollo de la personalidad" y con dulzura exhortan a los implicados a apagar el bareto, cerrar el chuzo o poner pies en polvorosa; o se llama a la comunidad rebelde a carnetizarse, con un jolgorio civil de día electoral. Por otro lado, se ejerce en las puertas un control de acceso que ya envidiaría el reino de los cielos: escolares y conferencistas no entran si no se acreditan debidamente. Hace poco, el rector dijo a la prensa que si es preciso acabar con los cursos de extensión —puerta de entrada de personal no matriculado—, ¡los acaba!

En suma: tirios y troyanos se encuentran en la sensación de que los enemigos más temibles están afuera.

 
Ver más Universo Centro No 21  
 Portada
Índice
Editorial: A veces llegan cartas
Disney World para intelectuales
El cambio climático y el invierno en Colombia
Bar El 20 de Julio
La maja desnuda
Viaje al río Mira
La última hada
Medellín
¡Al romboi!
 
Ópera en el centro comercial
Wikileaks El embajador de Bolivia
Reserva del sumario
Otros centros: Geografía Universal
Arte central: Alfonso Posada
Estilario
Byron White: El cine se cantaba en Medellín
Antimateria
X10
El rincón de Trucha frita