Síguenos:




Número 20 - Febrero de 2011   

Artículos
Manual para extraterrestres

"Astrobiology is the study of things that do not exist.' This well-known statement can be dismissed as flippant cynicism, but one might suggest that in its vernacular way it is struggling to grasp what on earth (so to speak) we might expect to find. Consider the presumed alternatives: will the extra-terrestrials be utterly familiar, completely alien (whatever that is supposed to mean) or is the search a complete waste of time? What will it be?"
 

La muy flemática y británica Royal Society advirtió en una reciente edición de su revista Philosophical Transactions que, por primera vez en la historia humana, existe la posibilidad de comprobar en un futuro no muy lejano si estamos o no estamos solos en el vasto universo. El mismo artículo invita además a los gobiernos de todo el mundo a acordar un protocolo único para un eventual encuentro con inteligencias y seres extraterrestres.

A tan insólita noticia se sumó la sorpresa de saber que de hecho la ONU ya cuenta con una entidad para esos menesteres: el Comité para Usos Pacíficos del Espacio Extra atmosférico (COPUOS por su sigla en inglés), creado en 1959.

Lo de usos pacíficos sin embargo está por verse, pues lo que más temen los científicos es que, dado que las leyes de la física se cumplen en todos los rincones del cosmos, algo similar puede ocurrir con la química orgánica y hasta con la biología, es decir, que lo más probable es que la vida extraterrestre haya prosperado en condiciones similares a las que se dieron en nuestro planeta, así que no sería de extrañar que los alienígenas sean muy parecidos a los seres humanos, hasta en sus peores defectos. Y basta echarle un vistazo a nuestra historia de guerras y miserias para que nos vayamos preparando.

En el mejor de los casos, si no somos invadidos por una civilización tecnológicamente más avanzada, el sólo hecho de encontrar microorganismos en el sistema solar o de deducir la existencia de vida a una prudente distancia de miles de millones de kilómetros, entre otras nuevas disciplinas haría su aparición la astroteología, con el fin de explicar a la luz de la fe semejante ampliación en la obra de Dios. Todo un batacazo.

Sin embargo, ante la perspectiva de hacer contacto con alienígenas hostiles, con más fierros que el inspector Gadget y con la bonhomía propia de un guerrillero o un paraco, en UC nos permitimos hacerle algunas recomendaciones a nuestros lectores, recomendaciones que esperamos los ayuden a salir del trance con el pellejo completo. Nada nuevo bajo el sol. Simplemente hicimos algunos retoques a las sugerencias de la comunidad científica internacional, cuestión de demostrar que en UC también nos ocupamos de cosas serias.

1. Ni se le ocurra salir corriendo pues los alienígenas podrían confundirlo con algún estudiante universitario de vacaciones en Córdoba y ya se sabe lo que puede pasar.
 
2. No les muestre miedo que es peor. Además es posible que ellos tengan más miedo que usted, hasta para un extraterrestre es asustador venir a Colombia.
 
3. Nunca mire un alienígena directamente a los ojos, en caso de que los tenga. Eso podría molestarlo porque luego usted podría reconocerlo.
 
4. Por su bien, no les ofrezca ni siquiera un tinto ni les ponga conversación, quién quita que en los otros planetas también existan Testigos de Jehová.
 
5. De todas maneras, para entablar una conversación con extraterrestres es conveniente hablar de alienígenas y alienígenos, no sea que también tengan muy crispada la susceptibilidad de género.
 
6. Déjelos hablar. Haga el esfuerzo y no se deje ganar de los verborreicos genes paisas.
 
7. Si lo agreden o lo tratan con malas palabras, no llame a la policía. Podrían resultar extorsionados los dos.
 
8. En caso de que el alienígena tenga un arma, actúe con precaución. Deslice con cuidado la mano hasta su bolsillo y compruebe que tiene el carnet de la EPS.
 
9. Si nota que el extraterrestre se ha practicado cirugías plásticas en senos, nalgas y muslos, si se hizo respingar la nariz y se rellenó los labios con bótox, estese tranquilo. No está frente a ningún alienígena. A lo mejor se trata de Lady Noriega y basta con pedirle un autógrafo.

10. Si le piden plata prestada, recuerde que las pirámides de los extraterrestres al menos duran.